La campaña para una industria financiera más justa pone un dedo en la llaga